Niños traductores 2da parte

Niños traductores 2da parte

Niños traductores 2da parte

ALBUQUERQUE, NUEVO MÉXICO -

De acuerdo a Walter Posada, todos sus logros no hubieran sido posible sin la ayuda de sus hijos, ya que a muy temprana edad estuvieron presentes ayudando a traducir documentos importantes para poder abrir el negocio familiar.

Lo que empezó como un pasatiempo para la familia Posada, cocinando hamburguesas los fines de semana para amigos y familiares muy pronto se convirtió en el negocio familiar, y ahora realizaron su sueño de abrir su propio restaurante.

La familia Posada, como cualquier otra familia inmigrante, dice haber tropezado a lo largo del camino, pero gracias a sus hijos pudieron salir adelante y realizar su sueño americano, sin dejar que un idioma fuese la barrera que definiera sus vidas.

Powered by Frankly